Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Cómo evitar contaminar el agua en casa

Junio es un mes que nos conciencia un poco más sobre el medio ambiente gracias al Día Mundial del Medio Ambiente o al Día Mundial de los Océanos. Cuando hablamos de preservar el medio ambiente solemos pensar en verde, pero contaminar lo menos posible el agua que utilizamos es una de las mejores maneras de cuidar de la Tierra.

El 71% de la superficie de nuestro planeta es agua, y desde cada hogar podemos poner nuestro granito de arena para cuidar de esa gran extensión. Aunque no lo creamos, nuestras aportaciones serán muy beneficiosas para todos.

A veces por falta de información o por pereza, actuamos de formas que terminan perjudicando al medio ambiente. Por eso, a continuación, te damos tres sencillos consejos para no contaminar el agua desde casa.

  1. Ahorra toda el agua que puedas

Puede parecer evidente, pero reducir el consumo de agua es una de las claves para disminuir su contaminación. Cuanta menos agua se utiliza, menos agua va a parar a los sistemas de tratamiento residuales. Por eso es importante seguir los consejos que ayudan a reducir el consumo de agua en casa: ducha en vez de baño, cerrar el grifo mientras nos lavamos las manos o los dientes, utilizar electrodomésticos con bajo consumo de agua, poner el lavavajillas y la lavadora cuando estén completamente llenos, etc.

  1. Ten cuidado con lo que tiras por el desagüe

Es muy importante tratar de evitar que los productos tóxicos, como las pinturas, los detergentes u otros productos de limpieza, se cuelen por el desagüe y acaben contaminando muchos litros de agua.

Es inevitable que algunos de ellos vayan a parar al agua, así que es muy recomendable utilizar productos ecológicos y artículos de limpieza naturales para reducir este impacto.

Es importante que tampoco tiremos colillas u otros residuos sólidos por el inodoro o por el desagüe. Si colocamos pequeñas rejillas en lavaplatos, lavamanos y duchas, reduciremos su paso.

Tampoco podemos olvidarnos del aceite de cocina. Un solo litro de este aceite puede llegar a contaminar hasta 10.000 litros de agua. Guárdalo y llévalo a puntos de recogida específicos, donde podrá reutilizarse.

  1. Intenta reducir el uso de plásticos

El plástico convencional no se biodegrada, simplemente se descompone en partículas más pequeñas sin cambiar su composición química, los llamados microplásticos. Para evitar que lleguen a nuestros océanos, el primer paso es reducir su consumo en casa. Llevar tus propias bolsas de tela a la compra o comprar a granel marcarán la diferencia.

 

Ahora que ya sabemos qué podemos hacer si queremos seguir disfrutando del mar, la pesca, y los beneficios del pescado, ¡solo nos queda cuidar un poco más de nuestros mares y nuestro planeta!