Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

La receta de este mes tiene como protagonista al langostino, que podéis encontrar en nuestra tienda de marisco online.

Ya conocemos los beneficios del marisco en nuestra salud, pero, además, este alimento nos permite preparar platos creativos y sabrosos. Hoy os traemos una original receta de langostinos al whisky para que sorprendáis a todos los comensales. Si queréis utilizar otro tipo de pescado, también lo podéis hacer, ya que esta salsa queda perfecta con cualquier pescado a la plancha.

Antes de empezar con la receta de langostinos al whisky, queremos daros algunos consejos para cocinar con alcohol, sobre todo si es la primera vez que flambeáis un plato.

Tened en cuenta que la campana extractora debe estar apagada cuando prendáis el fuego para evitar que se avive demasiado la llama.

Como precaución, no uséis un mechero, sino cerillas largas. Vigilad que no haya nada sobre la sartén o muy cerca de ella que pueda prenderse y tened cuidado al acercar las mangas o el cabello. Os recomendamos que tengáis un trapo húmedo a mano por si hay que apagar alguna llama, pero nunca echéis agua en la sartén, ya que el fuego se extendería aún más.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 kg de langostinos sin pelar (pueden ser congelados)
  • 4 tomates rallados
  • 2 dientes de ajo
  • 3 chalotas
  • 1 cebolla pequeña
  • ½ vasito de whisky
  • Un chorrito de brandy
  • Cayena
  • Un chorrito de nata líquida para cocinar
  • Una pizca de azúcar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

Si hemos decidido utilizar langostinos congelados, tenemos que dejarlos descongelar durante el tiempo que sea necesario. Después los pelamos, reservamos las colas y cocemos las cabezas y las pieles en un cazo con un poco de agua y sal. Escurrimos y reservamos tanto el agua como las cabezas y las pieles.

Picamos la cebolla muy fina y la añadimos a una sartén con aceite. La sofreímos junto con los dos dientes de ajo y las cabezas de langostino que habíamos reservado previamente. Añadimos un chorrito de brandy y flambeamos (¡no os olvidéis de tener en cuenta las precauciones para el flambeado!). Una vez se apaga la llama, echamos un poco del agua donde hemos cocido los langostinos.

Después trituramos las cabezas y las pieles, las pasamos por un colador chino y reservamos. Picamos las chalotas en trocitos muy pequeños y las sofreímos hasta que queden transparentes. Añadimos el whisky y el tomate rallado, y dejamos que se reduzca.

El siguiente paso es incorporar la reducción de las pieles y cabezas de langostinos. Echamos sal, azúcar, pimienta y cayena al gusto.

Por último, añadimos los langostinos y dejamos cocer unos 4 o 5 minutos. Dejamos macerar media hora antes de servir y en el último momento, calentamos la nata y la añadimos. ¡Que aproveche!