Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Técnicas culinarias más apropiadas para el pescado

técnicas-culinarias

Considerando los enormes beneficios que el consumo de pescado ofrece al organismo de los seres humanos, resulta imprescindible incorporarlo a nuestra dieta. Pero seas fanático o no de estos alimentos, es importante saber qué tipo de técnicas existen para prepararlo.

Una de las más conocidas y utilizadas opciones para preparar el pescado tiene que ver con la cocción en agua, ya sea cocido o hervido. Aquí es importante tener en cuenta que para que quede bien cocido, siempre tiene que prepararse un buen caldo.

Normalmente este caldo tiene que estar realizado rehogando una serie de verduras que pueden incluir el ajo, la cebolla, el puerro o la zanahoria, a los cuales se les añade agua y se les deja cocer a fuego medio durante casi una hora. En ese momento tienes que retirar la espuma que se produce, y te quedará un caldo concentrado. Luego debes hervir el pescado en este caldo.

El escalfado es otra buena alternativa que no deberías dejar de considerar. Esta técnica consiste en que se sumerge el pescado en agua hirviendo con un poco de sal y vinagre o zumo de limón y se adereza al final con un refrito de ajos, aceite crudo, etc. En estos casos suele servirse además acompañado de alguna guarnición o salsa.

Tampoco deberías descartar la cocción en grasa, partiendo de la fritura, un procedimiento que consiste en sumergir el pescado en abundante aceite, muchas veces luego de haberlo rebozado o empanado, como para generar una costra superficial. Resulta fundamental que utilices aceite de oliva en la medida de lo posible, como que lo escurras bien para quitar el exceso de aceite que puede ser perjudicial para la salud.

El salteado es otra más que interesante técnica de preparación del pescado, pasándolo por una sartén junto a otros ingredientes como ajo, cebolla, puerro, pimientos, etc., utilizando una cantidad mínima de aceite, sólo suficiente para que se cocine.

Mientras tanto, en invierno muchos prefieren los guisos, una preparación en la cual el pescado se cuece con agua y aceite, y debes saber que conviene rehogar los ingredientes de forma previa en una sartén, para que quede mucho más sabrosos.

Desde luego, tampoco podemos descartar la cocción en seco, por ejemplo cuando hablamos del asado a la plancha o del asado a la parrilla, casos en los cuales el pescado se cuece a una temperatura elevada, de forma que reciba el calor directamente. Puede realizarse tanto entero como en filetes o rodajas, a gusto del consumidor.

Si no tienes una plancha o una parrilla tampoco deberías preocuparte, ya que siempre puedes prepararlo al horno, a temperatura media, y de nuevo en filetes gruesos o en rodajas, como prefieras. Incluso, muchos de los que optan por esta solución se toman el tiempo de rellenarlo con ingredientes como por ejemplo champiñones, cebolla y huevo duro, etc.