Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Receta de Albóndigas de pescado y marisco

receta de albóndigas de pescado y marisco.

Una de las principales ventajas de los mariscos como alimento es, más allá de su incuestionable aporte nutricional, la versatilidad que ofrecen al momento de incorporarlos a nuestra dieta, permitiéndonos desarrollar todo tipo de recetas en base a ellos.

En esta ocasión, no queríamos dejar de repasar una de las preparaciones gastronómicas más deliciosas que podemos preparar en casa: las albóndigas de pescado y marisco.

Si bien no se trata de una receta demasiado sencilla ni especialmente rápida, unas albóndigas de merluza y gambas en salsa pueden ser un plato apetitoso en cualquier momento del año, ideal para deleitar a todos nuestros invitados, o mimarnos a nosotros mismos.

Ingredientes para 6 comensales

• 1 paquete de merluza sin espinas y piel
• 1 bolsa de de gambas peladas crudas
• 1 limón (ralladura y zumo)
• Pimienta molida
• Eneldo
• 2 huevos enteros
• 1 vaso de pan rallado
• Sal
• Ajo en polvo
• Cilantro
• Harina para rebozar
• Aceite para freír

Para la salsa:

• 5 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
• Harina fina de maíz (almidón de maíz o maicena)
• 1 brick o 1 vaso de vino blanco
• 1 pastilla de caldo de pescado (opcional)
• 3 tazones de agua tibia
• Cebollino picado

Preparación

Primero que nada, pica bien fina la merluza y las gambas si fuera necesario. A eso añade los 2 huevos enteros y todas las especias junto con la sal.

Comienza a revolver de forma constante hasta que se forme una especie de pasta, y en ese momento añade el zumo de un limón exprimido y la mitad de uno en raspadura.

Agrega la medida de un vaso de pan rallado, y continúa revolviendo hasta que nuevamente sea homogéneo.

Mientras dejas que la preparación de la mesa repose, echa en una olla 5 cucharadas de aceite de oliva y cuando esté caliente introduce una taza pequeña de harina. Antes de que ésta se dore añade el vino blanco de forma lenta y sin dejar de remover, evitando los grupos. Lo mismo haces luego con el agua tibia, la pastilla de caldo de pescado y el cebollino picado.

Regresamos entonces a la pasta, haciendo pequeñas bolitas que vamos a pasar por harina y rehogar después, intentando que sólo se sellen, no que se doren, y que no se deshagan al entrar en la salsa.

Poco a poco vamos añadiendo las albóndigas a la salsa hirviendo, y tapamos para que cuezan.
Cuando estén a punto, las retiramos y ya las podemos servir.

¡Buen provecho!