Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

¿Cómo abrir las ostras como un experto?

cómo-abrir-las-ostras-como-un-experto

Las ostras son uno de los mariscos más apreciados. Se consumen frescas y en crudo, aunque admite otras preparaciones. Abrirlas, se considera un proceso delicado. Y es que, entrar a la concha y remover la carne sin perder el néctar -el jugo que se encuentra dentro- puede resultar difícil. Por ello, en Dagustín os explicamos el paso a paso a seguir.

  1. Para empezar, debes escoger ostras frescas. Fíjate que la concha esté cerrada, que tenga un aroma fresco a mar y que tenga un buen peso.
  2. Emplea un cepillo con cerdas duras para limpiarlas y enjuágalas con agua fría.
  3. A la hora de abrirlas, es recomendable que utilices un cuchillo específico para este tipo de alimentos. Estos destacan por tener una hoja muy corta y un mango protegido por una pieza transversal. En caso de no tener uno, puedes reemplazarlo por cualquiera resistente y con buena puntilla.
  4. Cuando comiences a abrirla es importante que no se te resbale. Para ello, tienes que ponerla con la parte plana hacia arriba y la parte más estrecha apuntando hacia ti. Cuando lo hayas hecho, debes sujetar la parte cóncava con un trapo doblado o una servilleta, evitando que se mueva.
  5. Introduce con cuidado la punta del cuchillo entre las dos conchas, hasta dar con el músculo. Cuando lo hayas encontrado, sigue avanzando con el cuchillo hacia adelante, moviéndolo de lado a lado, para despegar la carne de la concha superior.
  6. Al terminar, gira el cuchillo para separar la concha plana del resto, de modo que quede la carne en la concha cóncava y quites el agua del interior de la ostra.
  7. Para finalizar, separa la carne con cuidado de no raspar la concha para no afectar su sabor. Asegúrate de que no le queden restos de arena.

Antes de comerlas, colócalas en una cama de hielo, mientras nadan en su jugo. Si deseas, puedes echarle salsa picante, vinagre, o zumo de limón. Así, se mantendrán hasta por dos días. Cuando están vivas pueden conservarse en el refrigerador hasta una semana.

Ten en cuenta que, poner las ostras en el congelador por 15 minutos hará el proceso de apertura más sencillo. No obstante, podría perder algo de frescura.

¡Buen provecho!