Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

¿Cómo limpiar los boquerones fácilmente?

El boquerón es un pescado azul de unos 15 o 20 centímetros de largo, con un alto valor comercial, ya que se pesca principalmente para nuestro consumo. También se le puede llamar anchoa cuando se encuentra procesado en salazón en aceite de oliva. Las anchoas son una semiconserva.

En España, los boquerones son de los pescados más consumidos. Por ejemplo, se alcanzaron casi los 42.000 kilos de boquerones frescos en el año 2017. Además, este tipo de pescado es muy bueno para la salud.

Uno de los principales beneficios del boquerón es su altísimo contenido en ácidos grasos omega-3, un tipo de grasa saludable que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, prevenir la formación de trombos y coágulos, y disminuir los niveles altos de colesterol y triglicéridos.

La manera de cocinar este pescado es variada. En España es común hacerlo en vinagre, fritos, en escabeche, rellenos, al ajillo, a la plancha o rebozados, pero lo más importante es que los compres en un sitio de confianza, como en nuestra tienda online de Dagustin, así como que se limpien bien y se congelen antes de consumirlos; de esta manera se previene el anisakis.

Cómo limpiar los boquerones

La tarea de limpiarlos a veces puede parecer tediosa, aunque cuando le coges el truco no resulta complicado.

  • Coge firmemente el boquerón, sin aplastar el cuerpo, simplemente sosteniendo el pescado con toda la mano. Con la otra, coges la cabeza y aprietas ligeramente en la zona de las agallas, girándola al mismo tiempo.
  • Una vez que la cabeza va saliendo, hay que meter ligeramente el dedo en el centro para retirar al mismo tiempo las tripas.
  • Acto seguido hay que retirar la raspa del boquerón. Lo hacemos tirando de la espina desde la zona de la cabeza, rompiéndola al llegar a la cola. La cola no la separamos, así ambos lomos quedarán unidos por ella.
  • Para finalizar, le quitamos la aleta dorsal y los secamos bien.

¡Ya están listos para cocinarlos -pero recuerda que siempre es conveniente congelarlos antes, una vez limpios-!