Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Cómo cocer los langostinos y las gambas

Los langostinos y las gambas cocidas son el ingrediente de muchas recetas españolas, incluso se sirve de tapa o de aperitivo. Para que el producto del mar salga como nos gusta y tenga todas sus propiedades nutricionales intactas debe tener el punto justo de cocción y ser fresco. Por eso, en Dagustin os ofrecemos este post para que los langostinos o las gambas os salgan perfectas.

En realidad, cocer este marisco es muy fácil, pero si sigues estos prácticos consejos conseguirás un marisco terso, brillante, jugoso y con su sabor natural. El tiempo de cocción dependerá de si son gambas o langostinos y del tamaño que tengan.

Pasos para una buena cocción

  1. Hay que preparar una salmuera (agua con una cantidad de sal superior al 5%). Puede hacerse en un cuenco o bol amplio con dos litros de agua y 160 gramos de sal. Lo primero será verter el agua y la sal, moviéndolo enérgicamente para que la sal se disuelva en lo posible. Después se incorporan unos cubitos de hielo y se agitan en el agua para que se enfríe adecuadamente. Al poner las gambas cocidas en su interior, se frena de golpe su cocción y se consigue una carne tersa y brillante.
  2. Para cocer las gambaso los langostinos hay que preparar una olla en la que se pondrá agua y sal. La cantidad de agua que se pondrá variará según la cantidad de marisco que se vaya a cocer, pero conviene que sea abundante, que el marisco quede holgado y totalmente cubierto por el agua cuando se cueza.
  3. Esperar a que el agua con la sal hierva. Una vez que rompa a hervir se introducen delicadamente los langostinos o las gambas en su interior. Al poner el marisco frío, el agua es posible que deje de hervir, entonces hay que esperar que hierva de nuevo y dejarlos unos dos minutos solamente, aunque si las piezas de marisco son muy grandes necesitará otro par de minutos.
  4. Cuando termine el tiempo de cocción, sacar rápidamente del agua y escurrir. Seguidamente los ponemos en el bol que tenemos la salmuera helada. De esta manera, se frenará de golpe la cocción y quedarán unos langostinos jugosos con su sabor natural.

Después de unos minutos, que se hayan enfriado bien, los ponernos a escurrir, quizás encima de papel de cocina absorbente y después los servimos, ¡listos para comer!, o los ponemos en la nevera dentro de un recipiente si queremos comerlos más tarde.

Por otro lado, cabe destacar que los langostinos son uno de los crustáceos más consumidos en España y su sabor impregna cientos de recetas de la gastronomía mundial. Pero los langostinos no solo están sabrosos, sino que son saludables.