Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

¿Cómo prevenir el parásito anisakis?

El anisakis es un parásito que en ocasiones se encuentra en algunos pescados y mariscos. El contagio se produce cuando alguien come un pescado o un marisco infectado con este parásito y la ingestión es del producto crudo o casi crudo, ya que el parásito sigue vivo. La infección estomacal que produce no es grave, pero sí que produce síntomas molestos para el que lo padece. Esta infección se llama anisakiasis.

En realidad, cualquier tipo de pescado puede contar con el parásito del anisakis, aunque es más común en peces como la merluza o el atún. Además, las anchoas, sardinas o boquerones en escabeche o a la vinagreta son mucho más propensas a contener el parásito, ya que no se cocinan.

Pero sobre todo, el anisakis se aloja en los pescados crudos o poco cocinados, como el sushi. Por eso, debemos manipular bien y tomar precauciones para no contagiarnos, ya que técnicas culinarias como el marinado, el escabeche o la vinagreta no consiguen destruir por completo el parásito.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN PARA ELIMINAR LA ANISAKIS

  1. Al comprar el pescado fresco, hay que decidir de qué manera se va a consumir. Si vas a cocinarlo crudo, semicrudo o preparado con alguna de las técnicas mencionadas anteriormente, deberás congelarlo durante, al menos, 48 horas. El proceso de congelación durante el tiempo indicado hará que se mueran todos los parásitos que contenga el pescado, incluido el anisakis. Si, por el contrario, se prefiere cocinar el pescado, hay que hacerlo a altas temperaturas, ya que así también se destruyen todos los parásitos.
  2. Una de las cosas más importantes es saber elegir el pescado fresco y en buenas condiciones. Por eso, desde Dagustin te recomendamos que lo compres directamente en nuestra tienda de Madrid o en nuestra tienda online.
  3. El tercer paso es limpiar bien el pescado, eliminando sus vísceras lo antes posible, pues es en esta zona del pescado donde el parásito se aloja.
  4. Por último, si lo que vas a hacer es comer pescado fuera de casa; es decir, en algún restaurante, debes asegurarte de que en el establecimiento se siguen las normativas de higiene y si puede ser que veas el pescado antes de cocinarlo, quizás expuesto en una vitrina refrigerada, fíjate que luce fresco y en buen estado.

De hecho, si se cumple con esta serie de medidas antes de cocinar o consumir pescado o marisco, puedes disfrutar con tranquilidad de uno de los mejores productos que contiene la dieta mediterránea.