Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

El pescado ayuda a vencer la depresión

Pescado depresión

La depresión afecta a 350 millones de personas aproximadamente en todo el mundo y se prevé que se convierta en la segunda causa de mala salud en el año 2020. Varios estudios anteriores han analizado el posible papel de los factores dietéticos en modificar el riesgo de depresión, pero los resultados han sido inconsistentes y no concluyentes.

En los últimos años, un análisis exhaustivo de 26 investigaciones realizadas entre los años 2001 y 2014 apunta al pescado como potencial aliado para disminuir el riesgo de sufrir depresión. Además, la revista online Journal of Epidemiology & Community Health ha explicado que la ingesta regular de pescado podría reducir nada menos que un 17% el riesgo de caer en  depresión.

En realidad, los científicos señalan que su trabajo solo debe considerarse como una nueva vía para explorar en el futuro. De confirmarse con otros estudios, el efecto beneficioso del pescado podría deberse a su riqueza en ácidos grasos omega 3.

Los ácidos omega 3 alteran las microestructuras de las membranas cerebrales y modifican la actividad de dopamina y serotonina, neurotransmisores vinculados a la depresión, según indica el estudio.

Por eso, comer una gran cantidad de pescado puede ayudar a frenar el riesgo de depresión, por lo menos en Europa, según sugiere un análisis conjunto de la evidencia disponible, publicado en la edición digital de ‘Journal of Epidemiology & Community Health’.

Análisis de la revista Journal of Epidemiology & Community Health

Los científicos buscaron en bases de datos de investigación, donde encontraron 101 artículos, de los cuales 16 fueron adecuados para incluirlos en el análisis. Es más, los 16 artículos incluían 26 estudios, con 150.278 participantes.

De hecho, diez de las investigaciones fueron estudios de cohortes, que implican el seguimiento de un grupo de personas que no tiene el trastorno durante un período de tiempo para ver quién lo desarrolla y quién no. El resto de estudios eran de sección transversal, es decir, que analizan la asociación entre un trastorno y otras variables de interés en una población definida en un solo punto en el tiempo o durante un breve período.

Además, diez de los estudios incluyeron a participantes de Europa; siete a individuos de América del Norte, y el resto involucró a participantes en Asia, Oceanía y América del Sur. Tras juntar todos los resultados, surgió una asociación significativa entre los que comían más pescado y una reducción del riesgo de depresión en comparación con los que ingerían menos cantidades.

Cabe destacar que el estudio indica que no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre causa y efecto, pero puede haber una explicación biológica plausible para el vínculo, según los investigadores.

Por una parte, se ha sugerido que los ácidos grasos omega 3 que se encuentran en los peces pueden alterar la microestructura de las membranas cerebrales y modificar la actividad de los neurotransmisores dopamina y serotonina, de los cuales se cree que están involucrados en la depresión.

Asimismo, la alta cantidad de proteínas, vitaminas y minerales halladas en el pescado pueden ayudar a evitar la depresión, mientras que comer una gran cantidad de pescado puede ser un indicador de una dieta saludable y más nutritiva, según los autores.

Por otro lado, el consumo de pescado ayuda a reducir el riesgo de sufrir cáncer de piel ya que comer pescado al menos tres veces a la semana protege la piel de los rayos solares y previene el cáncer de piel, según indican expertos del sector.