Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Comer pescado ayuda a reducir el riesgo de sufrir cáncer de piel

pescado piel

El consumo de pescado ayuda a reducir el riesgo de sufrir cáncer de piel ya que comer pescado al menos tres veces a la semana protege la piel de los rayos solares y previene el cáncer de piel, según indican expertos del sector.

Por ejemplo, el consumo de pescados azules como el bonito, el jurel, la caballa y la anchoveta son los que más ayudan a la piel ya que el aceite Omega 3 que contienen estas especies evita que las defensas de las capas dérmicas se debiliten, según señalan varios médicos.

Por su parte, una especialista ha señalado que “la exposición al sol debilita el sistema inmunológico, lo cual afecta la habilidad del cuerpo para pelear contra el cáncer de piel y las infecciones. Con el consumo diario de alimentos que contienen Omega 3, como los pescados azules, se refuerza el sistema inmunológico, reduciendo así el impacto dañino que genera la exposición al sol”.

LOS BENEFICIOS DE CONSUMIR OMEGA 3

Además de este gran beneficio para la salud, el omega 3 está presente en la parte oscura de los pescados, previene el envejecimiento prematuro de la piel, causante de arrugas y líneas de expresión, y favorece en lograr una piel mucho más brillante, mientras que también es fuente de vitaminas A, C y E, las cuales actúan como antioxidantes.

Asimismo, una experta en medicina de la piel indica que para lograr los resultados esperados, el pescado debe consumirse al horno, sancochado, al vapor o a la plancha y evitar la fritura. Se debe complementar la buena alimentación con un algún tipo de actividad física, como mínimo una hora al día. A ello se suma reducir la ingesta de alimentos altos en grasas y respetar las horas de sueño.

Es más, un estudio realizado por la Universidad de Manchester (Reino Unido), indica que las personas que consumieron al menos 4 gramos de Omega 3 por día redujeron en 50% la probabilidad de ser afectados por la luz del sol tras estar expuestos por un periodo máximo de 15 minutos.

Para aprovechar este y otros beneficios del Omega 3 es fundamental consumir los pescados azules, como los que se proveen desde Dagustin, frescos o congelados.

Por otra parte, un estudio ha demostrado que comer pescado al menos una vez por semana aumenta la inteligencia los niños gracias a su gran aportación de ácidos Omega 3. De hecho, el análisis ha destacado que los niños que ingieren pescado al menos una vez cada siete días tienen menos trastornos del sueño y hasta han conseguido una mayor puntuación en las pruebas de coeficiente intelectual.