Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Cómo limpiar correctamente el pescado

limpiar pescado

Para limpiar bien el pescado, lo primero que se debe tener en cuenta es diferenciar si se trata de un pescado redondo, como una lubina, o si más bien es pescado plano, como un lenguado. Es un trabajo que todo cocinero debe saber hacer bien. Se pueden encontrar ambas variedades de pescado y muchas más en Dagustin.

Limpiar el pescado redondo

En primer lugar, al pescado redondo hay que cortarle las aletas con la ayuda de unas tijeras y quitarle las escamas. Un truco que ayudará mucho en este proceso es que el pescado esté mojado. Entonces, se sujeta firmemente la cabeza y se raspan las escamas, desde la cola hasta las branquias.

Para el raspado, se puede usar un utensilio específico para descamar o en su defecto, un cuchillo de mantequilla. Conviene no presionar demasiado el pescado y realizar movimientos cortos y rápidos.

Otro truco para evitar que las escamas se esparzan por todo el fregadero y, de esta manera, ensuciar lo mínimo posible la cocina, es poner el pescado que se va a descamar dentro de una bolsa de plástico.

Una vez el pescado está sin aletas y escamas, ahora toca el eviscerado. En la mayoría de los casos viene hecho, por lo que normalmente no hará falta que se haga, pero si fuera el caso, la técnica más sencilla y habitual para llevarlo a cabo es haciendo un corte transversal en la parte que separa la cabeza y el cuerpo y otro para abrir el abdomen, desde la cola hasta la cabeza.

De esta manera se retiran las tripas y la sangre con las manos y seguidamente se deben limpiar y desinfectar muy bien tanto la mesa como los utensilios de trabajo, para evitar la contaminación cruzada de los alimentos y se lava el pescado bajo agua abundante.

Para abrir un pescado redondo y sacar los lomos, se hacen dos cortes transversales en la nuca del pescado, uno en cada lateral. Seguidamente, se marca la cola por los dos lados e introducimos el cuchillo en la nuca hasta que notemos la espina central, deslizándolo hasta la cola.

Limpiar el pescado plano

El proceso para limpiar el pescado plano es más sencillo. De hecho, el primer paso es quitarle la piel al pescado; para eso, se escalda un poco de agua y se introduce la cola del pescado. De esta forma, se riza la punta de la cola y nos ayuda a levantar la piel fácilmente. Sujetamos el pescado con un trapo para que no resbale y vamos tirando hasta retirar completamente la piel.

A continuación, se marca la cabeza del mismo con un corte, deslizamos el cuchillo hasta la cola a lo largo de la espina central y hacemos un corte transversal en la cola. Luego, nos vamos a las espinas de los laterales y las marcamos también.

Al hacer eso, veremos que los filetes se sacan fácilmente desde el centro. Para ir despegándolos poco a poco, debemos apoyar el cuchillo en la espina e ir deslizándolo, cuidadosamente, con un corte limpio.

De hecho, hay muchos trucos para limpiar pescado y cada uno de ellos tiene sus técnicas particulares, pero en este artículo hemos aprendido paso a paso a limpiar tanto los pescados planos como los redondos.

El pescado es esencial para una dieta sana y equilibrada. Por eso, en Dagustin distribuimos pescados y mariscos de la mejor calidad por toda España. De hecho, aquí os explicamos los cinco consejos naturales para evitar el olor a pescado al cocinar.