Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

¡Evita las colas al comprar marisco estas Navidades!

comprar marisco navidades

El marisco es adecuado en cualquier época del año, pero es verdad que en Navidad su consumo es mucho más alto. En estas fechas las cigalas, centollas, gambas, langostinos, son habituales en nuestras mesas para comidas y cenas con familia o amigos. Sin embargo, hay algo que todos nos queremos ahorrar: las largas esperas en la pescadería, pero tranquil@s, porque en Dagustín os proponemos dos alternativas:

  • Congelar el marisco:

Los mariscos ofrecen una ventaja muy importante frente a otro tipo de alimentos, y es que pueden congelarse. De esta forma podemos adquirirlos con antelación y evitar así las colas que suelen formarse en las fechas cercanas a navidad en los comercios. Sin embargo, dependiendo del tipo de marisco se ha de congelar de una forma u otra:

– Mariscos que deben congelarse cocidos: el centollo y centolla, la nécora o el buey de mar; es decir, la mayor parte de los crustáceos pueden congelarse cocidos. Lo ideal es que, cuando la pieza de marisco ya esté cocida y fría, se envuelva primero en un paño humedecido (a poder ser con el agua de cocción) y después en papel film, de forma que quede lo más ajustado posible. Después meteremos la pieza envuelta dentro de una bolsa e intentaremos atarla intentando que no quede aire dentro. Además, lo ideal es que se coloque en el congelador en una posición que permita que las patas queden hacia arriba y evitando el contacto con otras piezas congeladas. Cuando queramos descongelarlo debemos sacarlo un día antes de que vaya a cocinarse/consumirse y dejarlo a temperatura ambiente.

– Mariscos que deben congelarse crudos: los mariscos bivalvos que tienen concha, como son los berberechos, navajas o mejillones, deben congelarse crudos. Primero limpiaremos bien la pieza y después procederemos a quitarle la concha. Después, como hemos explicado con los crustáceos, la envolveremos en papel film lo más ajustado posible y la meteremos en una bolsa, evitando que entre aire, para colocarla en el congelador. Su descongelación también debe realizarse con una antelación de 24 horas antes de ser consumido.

– Bogavante: el Bogavante es un caso especial, ya que puede congelarse tanto crudo como cocido. Siguiendo las mismas instrucciones que en el caso del centollo o buey de mar si optamos por congelarlo cocido, o envolviéndolo en papel film y metiéndolo en una bolsa como ocurre con los bivalvos si preferimos congelarlo crudo.

  • Comprar marisco online

Qué mejor que comprar desde casa los pescados y mariscos de mejor calidad para estas Navidades sin tener que desplazarte a ningún sitio 😉. Entra en Dagustín Gourmet y haz tu pedido online. ¡Más fácil imposible!

Leave a Reply