Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

¿Cómo conservar el pescado en buenas condiciones?

conservar-pescado-dagusti_20170615-095435_1.jpg

No nos cansamos de contaros lo importante que es consumir pescado para llevar a cabo una dieta equilibrada ya que aporta numerosos beneficios para nuestra salud. Por ello ¡Es un alimento que no puede faltar en nuestra lista de la compra!

Sin embargo, para poder consumirlo sin problemas, el pescado debe mantenerse fresco. Es muy importante seguir una serie de pautas para conservarlo correctamente; de lo contrario no solo perderá sus propiedades, también puede ocasionar serios problemas para nuestro organismo. Hoy en Dagustín os dejamos algunas recomendaciones para que podáis conservar el pescado en perfectas condiciones:

 

  • La pescadería: ¡Última parada en nuestra compra!

Sí queremos no romper la cadena de frío es muy importante que intentemos que el pescado se mantenga lo más fresco posible desde que lo adquirimos hasta que llegamos a casa. Por eso, lo mejor es no empezar la compra en la pescadería. Dejaremos el pescado para el final, de manera que su temperatura pueda mantenerse lo más fría posible durante el trayecto hasta nuestra nevera.

 

  • Limpiar muy bien el pescado

Es necesario que, o bien el pescadero o bien nosotros, limpiemos el pescado antes de proceder a su conservación. Hay que quitarle la cola y la cabeza, así como eliminar las espinas, eviscerarlo y desangrarlo. Una vez hecho esto, procederemos a lavarlo bien con agua fría (el lavado debemos hacerlo tanto si lo hemos limpiado nosotros como si lo ha hecho el pescadero). El pescado debe quedar completamente limpio.

 

  • Del grifo… ¡¡A la nevera!!

Ahora que nuestro pescado está perfectamente lavado, es el momento de conservarlo en la nevera. Sin embargo, no podemos introducirlo en la misma bolsa en la que lo hemos traído, ni tampoco colocarlo directamente en un plato. Primero hay que envolverlo en un trapo humedecido, con la intención de que no acabe por resecarse dentro del frigorífico (también se puede envolver en plástico, pero es importante que se le hagan algunos agujeros). A continuación, localizaremos la parte más fría de la nevera y es ahí donde lo colocaremos. Lo ideal es que la nevera no esté muy llena y que se mantenga a una temperatura entre 0 y 4 grados centígrados. Si hemos hecho todo el proceso de manera correcta, el pescado podrá conservarse en el frigorífico sin perder sus propiedades entre dos y tres días.

 

  • Congelar y descongelar el pescado

Si queremos congelar el pescado, lo más conveniente es envolverlo en piezas individuales con film transparente antes de colocarlo en el congelador. En este caso, su limpieza y lavado se realizará después de descongelarlo y no antes. A la hora de descongelarlo, debemos ser previsores y sacarlo del congelador un día antes de su consumo. Además, el proceso de descongelación debe realizarse dentro de la nevera, ya que si dejamos la pieza fuera del frigorífico a temperatura ambiente podría acabar descomponiéndose.

 

Esperamos que os sirvan estos consejos y que ¡¡preparéis unos platos deliciosos con pescado!!