Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Dagustn-Mariscos-blog-4.png

“De la mar, el mero, y de la tierra, el cordero”. Si buscamos el significado de este refrán en nuestro Refranero Popular, este afirma que la carne de estos alimentos resulta más apetitosa que la de los demás… Pero, ¿qué sabéis de nuestro pescado del mes?

El mero, conocido también con el hombre de cherna, es un pescado perteneciente a la familia de los serránidos. Estos peces se caracterizan por su robustez, grandes ojos saltones y mandíbulas prominentes. Se trata de peces migratorios que cambian de hábitat en su búsqueda de alimento y cobijo entre las rocas.

Un dato curioso es que el mero es un hermafrodita protógino, o lo que es lo mismo, que puede nacer como hembra y después transformarse en macho.  

Aunque la variedad más consumida en muchas cocinas españolas sea el mero del mar Mediterráneo y el océano Atlántico, esta especie también habita en mares tropicales.

Respecto a sus propiedades, el mero es un pescado semigraso, lo que significa que en determinadas épocas del año su contenido graso hace que sea un pescado azul, mientras que en otras épocas es un pescado blanco. Para que os hagáis una idea, 100 gr. de meno aportan 6 gr. de grasa y unas 120 calorías. ¡Ideal para las dietas!

Aporta una interesante cantidad de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, y también una pequeña cantidad en grasas saturadas. Es rico en minerales como el fósforo, magnesio y potasio, y vitaminas, especialmente las del grupo B.

Por tanto, podemos decir que, nutritivamente, el mero es un pescado bajo en grasas, lo que lo convierte en un alimento sumamente saludable. Además aporta proteínas de alto valor biológico, es decir, contiene la mayoría de aminoácidos esenciales.

¿A qué esperáis para probar este delicioso pescado? Lo podéis encontrar en nuestra pescadería prácticamente durante todo el año.