Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Cuanto más pescado comemos, más pacíficos nos volvemos

cuanto-mas-pescado-comemos-mas-pacificos-nos-volvemos.png

¿Sabías que comer pescado nos ayuda a ser más pacíficos? Sí, han leído bien. Según el estudio realizado por el prestigioso psiquiatra Joseph Hibbeln, los hábitos alimenticios inciden directamente en la salud mental. 

Concretamente, los resultados obtenidos demuestran que en sociedades donde el consumo de pescado es alto, el índice de agresividad es menor, al igual que el número de bajas por depresión. Tal es el caso de Japón, donde los niveles de violencia registrados son mínimos. 

Esta relación de dependencia se acentúa más cuanto más rico en omega-3 es el pescado (atún, sardina, caballa y salmón). Y es que el omega-3 aumenta la producción de serotonina, más conocida como la hormona del bienestar. Por eso, “la violencia pandémica en la sociedad occidental podría estar relacionada con la alimentación”, señala el doctor norteamericano, refiriéndose a que consumimos mucha más carne que pescado. 

Además, el omega-3 del pescado actúa como antídoto contra el estrés. Así lo demostraron investigadores de la Universidad de Lausana, en Suiza, quienes durante tres semanas proporcionaron una dieta riquísima en pescado a los voluntarios del estudio. Pasado este tiempo, descubrieron que sus niveles de cortisol y adrenalina, hormonas relacionadas con el estrés, habían disminuido considerablemente. 

Por otro lado, la Asociación Británica para el Control de la Ira defiende que una dieta rica en omega-3 reduce la hostilidad hacia los compañeros de trabajo y evita que durante la conducción gritemos a otros conductores. 

Sí, esa grasa poliinsaturada parece ser milagrosa. No solo ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, sino también es buena para la vista, mejora la circulación sanguínea y, tras estos estudios, se convierte en un alimento básico para nuestro sistema nervioso. 

Así que ya sabéis, si notáis vuestra tensión alta, no toméis valerianas o tilas. ¡Cómete una buena pieza de pescado rico en omega-3, relájate y disfruta!