Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Recetas de pescado para celíacos

El 27 de mayo se celebra el Día Internacional del Celíaco y tiene como objetivo que las personas que no padecen esta enfermedad la conozcan más a fondo. En España hay más de 450.000 personas que sufren de intolerancia al gluten, es decir, 1 de cada 100 españoles no pueden comer ningún tipo de alimento derivado del trigo.

Los celíacos deben llevar una dieta libre de gluten y esto puede suponer un gran problema para aquellas personas que por motivos de trabajo deben comer fuera de sus casas. Uno de los alimentos más apropiados que pueden tomar los celíacos es el pescado por este motivo, en Dagustín contamos con una amplia variedad de platos adecuados para ellos.

Pero en esta ocasión queremos proponeros algunas recetas deliciosas y muy nutritivas que podrán comer tanto los celíacos como aquellos que no padecen esta enfermedad, pero les encanta probar platos nuevos y riquísimos.

La ensalada es uno de los platos que siempre funciona en cualquier menú y, para que no os aburráis de comer siempre lo mismo, ¿qué os parece probar con una ensalada de gulas?

Necesitaremos medio kilo de cardillo, 350 gramos de angulas frescas, aceite de oliva, vinagre de vino, dos dientes de ajos, un ramillete de cebollino, sal y pimienta negra. Sólo tenemos que freír las angulas con un chorreón de aceite de oliva y sal y, cuando estén listas las ponemos en un bol con el cardillo y los trocitos de cebollino y lo rociamos con la vinagreta.

Otro plato para degustar tanto si sois intolerantes al gluten como si no tenéis ninguna enfermedad alimenticia, es el pudding de marisco. Para ello necesitaremos una variedad de nuestros mariscos preferidos como gambas o gambones y algunas ostras y berberechos, por ejemplo. Lo pelamos y lo partimos en trocitos muy pequeños y a continuación lo mezclamos con un par de huevos batidos, nata sin gluten, sal, pimienta y tomate natural.

Esta mezcla la pasamos por un pasapuré o lo batimos con una batidora y la vertimos en un bol previamente cubierto con papel film. Ya solo nos queda ponerlo en el horno unos 35 minutos a una temperatura de 160º.

Cuando esté listo, lo dejamos enfriar, lo desmoldamos y… ¡Pudding preparado!