Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Los cefalópodos hacen referencia a una familia de peces que solemos encontrar a menudo en las pescaderías. ¿Sabéis cuáles?

Una pista, son unos peces invertebrados que se caracterizan por tener, en lugar de pies, unos tentáculos junto a la cabeza. Seguro que con esto ya habréis adivinado que especies marinas perteneces a esta familia, ¿verdad? Nos referimos al calamar, la sepia, el chipirón y el pulpo.

Los cefalópodos, además, cuentan con una tinta dentro de sus cuerpos que, en la mayoría de los casos, es utilizada para defenderse de los enemigos pues cuando sienten que van a ser comidos por una especie mayor, sueltan esta tinta para poder esconderse sin ser vistos.

Estos pescados forman una parte importante de nuestra cocina mediterránea y, desde el punto de vista nutricional son muy beneficiosos para nuestra salud. Los cefalópodos aportan muy pocas calorías, unas 80 o menos por cada 100 gramos. Además, son una fuente importante de agua pues están formados por casi un 80% de ella.

Entre los minerales más importantes que podemos encontrar en los cefalópodos destaca el zinc. Gracias al aporte de este mineral, estos invertebrados son muy beneficiosos para ayudar al crecimiento del pelo y de las uñas e incluso a la cicatrización de las heridas.

Sin embargo, también hay que tener presente que los cefalópodos son ricos en colesterol. Por eso, las personas que padecen esta enfermedad tienen que tener cuidado y llevar un consumo moderado de pescados como el pulpo o el calamar, por muy sabroso y apetitosos que puedan resultar.

Si quieres seguir aprendiendo más sobre estos pescados, te invitamos a que visites el siguiente post: Curiosidades sobre el pulpo.