Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Un año más se acerca el calor y, junto con estas temperaturas, llega el momento de disfrutar de las sardinas. Un pescado que, a pesar de la incomodidad que tiene comérselo a causa de sus espinas, gusta a la gran mayoría. Pero ¿qué beneficios nos aporta?

Las sardinas podemos agruparlas dentro de los pescados azules debido al bajo contenido en grasa que tienen, siendo éste inferior a los cinco gramos de grasa por cada 100 gramos de carne. Además, se trata de un pescado muy sano para tomarlo el cualquier tipo de dieta, sobre todo para las personas que padecen enfermedades cardiovasculares pues ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos gracias a la gran cantidad de omega3 que podemos encontrar en su carne.

Siempre se ha dicho que comer pescado es recomendable para nuestra salud visual pero, ¿sabías que comer sardinas es bueno para la visión nocturna? Esto se debe a la cantidad de vitaminas liposolubles que contienen, las cuales también son beneficiosas para la piel. Además, si estás en estado de gestación las sardinas son muy recomendables, incluso para los bebés en estado de lactancia gracias a su alta cantidad de vitamina B12.

Sin embargo, también hay que tener presente que las sardinas no son recomendables para todos pues, debido a su contenido en purinas se aconseja no abusar de su consumo a quienes padecen gota o hiperuricemia. Pero si este no es tu caso, ¡disfruta de su sabor! Sobre todo si es en un chiringuito con vistas al mar 😉

Y, si vives en un piso o una casa sin patio y no te gusta preparar sardinas por el olor que se queda después en la vivienda, no te pierdas el post que preparamos el año pasado sobre las sardinas y algunos consejos para cocinarlas y que al final no se concentre tanto olor.