Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Con el inicio de un nuevo mes, llega un nuevo pescado que conocer y, en esta ocasión, hemos escogido la merluza. Como ya sabéis, este pescado se puede encontrar en las pescaderías durante todo el año sin embargo, su época de consumo preferente va de abril a julio.

El principal motivo por el que estamos en la temporada de la merluza es porque durante estos meses, coincidiendo con su ciclo reproductivo, comienza su migración estacional para acercarse a las costas y es cuando los pescadores aprovechan para hacerse con estos ejemplares más fácilmente.

La merluza pertenece a la familia de los Merlúcidos y, dentro de ésta, podemos encontrar diferentes especies como la merluza argentina, la austral, la merluza de cola o la del Pacífico Sur. No obstante, la más conocida es la merluza europea común ya que posee la carne más exquisita.

La merluza pertenece al grupo de los pescados blancos y, por tanto, tiene un contenido bajo en grasa además de un aporte calórico también mínimo. Por eso, este pescado está casi siempre presente en todas las dietas para personas que sufren sobrepeso u obesidad.

¿Cómo diferenciar una merluza?

Este pescado tiene el cuerpo alargado y delgado con una cabeza un poco más ancha. Su tamaño ronda de los 60 a los 130 centímetros anque su talla mínima son 20 centímetros y, generalmente pueden pesar desde 2 a 10 kilos.

En las pescaderías solemos diferenciar las merluzas según su tamaño pues a los ejemplares más pequeños los conocemos como pescadillas, que son los que pesan menos de dos kilos. Y, aquellas merluzas que no superan los 250 o 300 gramos, las conocemos como pijotas.

Tiene un color grisáceo predominante por todo su cuerpo aunque se puede encontrar con algunos toques de color pardo o azulado. Además, sus laterales suelen tener un color plateado claro que se difumina hasta alcanzar el blanco de su vientre.