Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Cómo cocer una nécora y que salga perfecta

necoras escocia

Este es el mes de la nécora y qué mejor plato para presentaros de este espectacular crustáceo que una deliciosa nécora bien cocinada y lista para degustar su carne.

No son muchas las personas que se atreven a cocer el marisco en sus casas, pero para los más aventureros de la cocina os dejaremos el paso a paso para conseguir sacar lo mejor de la preciada carne de las nécoras.

Lo primero que debemos tener en cuenta es la cantidad de nécoras que vamos a cocer pues dependiendo del número y del peso de éstas deberemos añadir más o menos cantidad de sal y de agua. En el caso de este crustáceo, lo recomendable es poner al menos unos 50 gramos de sal por cada litro de agua, aunque si vivís cerca del mar podéis usar el agua del mar que ya contiene la sal necesaria para su cocción.

Antes de poner el agua a hervir tenemos que pensar en si las nécoras están vivas o muertas. En el caso de que los crustáceos estén vivos, deberéis añadirlos cuando el agua esté aún fría, ¿por qué? La respuesta es muy sencilla, y es que si el crustáceo está vivo cuando se le pone en agua caliente, éste tiende a luchar para salir de ella y al final puede que las patas terminen rompiéndose. Y si las nécoras están muertas, podéis ponerla directamente cuando el agua está caliente puesto que las patas ya no se moverán y no tenderán a romperse.

En el caso de las nécoras frescas, una vez que el agua empiece a hervir serán suficiente seis minutos para cocerlas. Y para las nécoras muertas, necesitarán siete minutos para conseguir dejar en su punto la carne.

A algunas personas les gusta añadir unas hojas de laurel para darle un poco más de sabor pero, sinceramente, la carne de la nécora es tan deliciosa que solo necesita un poco de sal para conseguir un exquisito sabor.

Una vez cocidas, solo debemos dejar enfriarlas para consumirlas o congelarlas, en el caso de que no queráis comerlas durante los próximos dos días.