Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Métodos de conservación del pescado

Tanto el pescado como el marisco son alimentos que se estropean rápidamente, cuando son pescados cerca de las costas suelen llegar a las lonjas frescos para aprovechar al máximo sus propiedades y beneficios. Sin embargo, depende de la especie, el método de captura y la manipulación del pescado para determinar el tiempo que durará un pescado fresco en perfectas condiciones.

Existen diferentes métodos de conservación a través de los cuales llega el pescado en óptimas condiciones a nuestros hogares. ¿Sabes cuáles son?

La refrigeración es uno de los métodos más usados ya que todos los pescadores que faenan cerca de la costa suelen valerse de esta táctica para conservar las propiedades de los pescados. Se trata de mantener el pescado en una temperatura inferior a 0ºC pero sin que éste llegue a congelarse consiguiendo así favorecer la conservación y haciéndola más duradera.

Sin embargo, no todos los pescados se conservan en perfectas condiciones durante el mismo tiempo. Depende del tamaño y la grasa que contenga para saber durante cuánto tiempo podría aguantar en refrigeración. Por ejemplo, las sardinas sólo aguantarían de unos 3 a 6 días y, en cambio, el pez espada puede conservarse incluso 24 días.

Cuando los pescadores están en alta mar, el método de refrigeración se queda corto en el tiempo para asegurar el buen estado de los pescados. Por ello, en estos casos se suele usar la congelación, de esta forma tanto el pescado como el marisco podrá durar meses preservando su calidad original.

El pescado curado es otro método de conservación que abarca diferentes procesos como el desecado, el salazón y el ahumado. Este último es el más frecuente y, en su proceso, también incluye las operaciones de salado y secado. En una ocasión anterior os explicamos cómo es el proceso de exposición del pescado a humo.

El escabeche es otra de las maneras más usuales que tenemos de conservar el pescado y no es otra cosa que un tratamiento de sal y vinagre para reducir el contenido de agua del pescado e incrementar, de esta forma, la conservación del mismo.