Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Las nécoras son uno de los manjares más exquisitos que nos ofrece el mar pero, ¿qué más conocemos sobre estos crustáceos?

b2ap3_thumbnail_IMG_7071.jpg

La nécora es un crustáceo de pequeño tamaño, pues nunca suelen sobrepasar los 10 centímetros de largo, que pertenece a la familia de los decápodos, concretamente a los Brachyura. Este cangrejo mediano, cuyo caparazón es de color pardo oscuro, es muy apreciado por los amantes del marisco pues su carne blanca es de un sabor inigualable.

Suelen habitar en las orillas del Atlántico y el canal de La Mancha. Las nécoras que llegan a Dagustín Mariscos vienen directamente de Escocia gracias a los barcos que se establecen entre el Mar de Noruega y el Mar del Norte para ser posteriormente enviadas al Puerto de Plymounth en Escocia donde se clasifican para ser cocidas, congeladas o mantenerlas vivas para traérnoslas directamente.

Nuestras cocineras preparan las nécoras aportándoles todo su cariño pero, ¿sabes cómo se comen? Lo primero que debemos hacer es diferenciarla por su sexo, es decir, si es hembra o macho porque dependiendo de ello sacaremos la carne de la nécora de un modo u otro.

En el caso de las hembras, éstas tienen un triángulo en la parte de abajo. Si tiramos del vértice de dicho triángulo podremos cortarla por ahí fácilmente. Y, si tu nécora es macho, el triángulo es algo más estrecho pero también podemos tirar de éste de una forma muy sencilla para poder separarlo posteriormente.

Para quitarle el caparazón a la nécora, podemos usar las manos ayudándonos de la parte que acabamos de cortar. Ya sólo queda retirar las branquias y disfrutar de la riquísima carne que tienen estos crustáceos.

¡Ah! No te olvides de las patas, puedes cortarlas por la mitad con un cuchillo y retirar la carne que contienen en su interior, tan sabrosa como la del caparazón.