Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

¿En qué se diferencia el pescado azul del blanco?

Te proponemos un pequeño juego para empezar y así comprobar hasta qué punto sabes diferenciar entre los pescados azules y los blancos. Se trata de hacer dos grupos con la siguiente lista de pescados que te dejamos para diferenciarlos según esta distinción. Allá vamos: bacalao, cabracho, anchoa, gallo, atún, lenguado, merluza, sardina, salón, pescadilla, caballa, rape.

b2ap3_thumbnail_diferencia-pescado-blanco-azul_20150324-081411_1.png

La respuesta correcta es la siguiente:

Pescados blancos: bacalao, cabracho, gallo, lenguado, merluza, pescadilla y rape

Pescados azules: anchoa, atún, caballa, salmón y sardina

Si has acertado toda la lista no necesitas seguir leyendo esta entrada porque sabes diferenciarlos perfectamente. Pero, si has fallado en algunos o son muy pocos los que has acertado mejor que sigas leyendo.

La diferencia fundamental entre un pescado azul y un pescado blanco reside en la cantidad de grasa que podamos encontrar en su carne. En el caso de los pescados azules, su contenido en grasa supera el 5%, es decir, por cada 100 gramos de carne comestible tienen más de 5 gramos de grasa. Sin embargo, en lo que respecta a los pescados blancos, su nivel de grasa siempre suele ser inferior al 5%. 

Entre un pescado magro, o azul, y uno blanco podemos encontrar una gran diferencia en su aporte calórico pues por ejemplo, en el caso del atún, éste multiplica por tres el aporte calórico que tiene en comparación con el bacalao, por ejemplo.

Si solo nos centramos en la cantidad de grasa que proporciona es pescado, podemos pensar que los pescados azules no son muy recomendables en nuestra diata. Sin embargo, esta afirmación es errónea porque los pescados que se encuentran en esta categoría nos aportan ácidos grasos insaturados omega 3 que son imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro corazón.

Por tanto, es importante buscar el equilibrio entre las diferentes clases de pescado que comemos ya que cada uno nos aporta unos nutrientes diferentes a nuestro cuerpo y nos ayuda a mantenernos sanos por dentro.