Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Pescado de temporada: noviembre

b2ap3_thumbnail_dorada-a-la-espalda.jpgEs importantísimo comer bien durante todo el año, pero más aún si cabe durante las fechas navideñas, donde normalmente abusamos de productos demasiado grasos y cargados de azúcares.

Por eso hoy os traemos –como siempre- pescado de temporada. En el mes de noviembre es el turno de la dorada: pescado blanco muy tenido en cuenta en todo el Mediterráneo y que suele desarrollar su vida en aguas superficiales y poco profundas. Parece ser que recibe su nombre debido a la mancha dorada que tiene entre sus ojos.

La dorada tiene la carne tersa y blanca y puede ser de varios tipos: salvaje o de piscifactoría. La primera se hace notar en estas fechas y se distingue por una mancha amarilla en la cabeza. Su tamaño ideal de consumo oscila entre un kilo y un kilo y cuarto, aunque es fácilmente que lleguen a pesar alrededor de los dos kilos.

Una de las mejores formas de cocinar la dorada es al horno, ya que obtendremos un rico y sabroso plato con muy poca grasa, que podemos acompañar con unas patatas al horno. Manos a la obra:

Los ingredientes que utilizaremos para dos personas serán: dos doradas limpias y preparadas para hacer al horno, un limón, una pastilla de caldo de pescado, 1⁄4 de vaso de vino blanco, 1⁄4 de vaso de aceite de oliva (ya avisamos de que tiene muy poca grasa), perejil, y sal y pimienta al gusto.

Calentaremos el horno a 140º C en posición de arriba y abajo. Mezclaremos en un cuento el vino, el aceite, el zumo de medio limón, un tercio de una cuchara pequeña con sal, unas vueltas de molinillo de pimienta negra y media pastilla de caldo concentrado. Este será el aliño para la dorada.

Cogemos las doradas y les hacemos tres cortes en uno de los costados. Acto seguido las colocamos en una bandeja y las untamos bien con la mezcla que hemos preparado, rociando bien los cortes que hicimos. Después colocamos media rodaja de limón en cada corte.

En un cuarto de litro de agua caliente disolvemos la otra mitad de la pastilla de caldo de pescado y vertemos el líquido en la bandeja de la dorada: la mantendrá hidratada y jugosa.

Introducimos las doradas al horno y las dejamos entre 35 y 45 minutos a 140 grados. Cuando estén listas las sacamos para servirlas en un plato junto con la guarnición que deseemos. Espolvoreamos con un poco de perejil picado y listo. Ya tenemos nuestra dorada lista para degustar.