Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online
Homarus gammarus, o como todos le conocemos ‘Bogavante’. Este crustáceo decápodo es uno de los mariscos más comercializados en Europa pues posee una carne exquisita de color blanca y muy consistente y sabrosa.
b2ap3_thumbnail_bogavante.jpg
El motivo por el que hemos decidido dedicarle ahora un post en nuestro blog es porque está en su máximo apogeo para ser comida ya que su mejor época va de mayo a septiembre. 
 
En España solemos comer los bogavantes capturados en costas atlánticas, pero también pueden encontrarse en las costas orientales de América del Norte, aunque los crustáceos provenientes de esta última zona suelen tener una carne menos sabrosa y fina que la del bogavante europeo.
 
El bogavante es pariente próximo de la langosta, de ahí se muchos suelan confundirlos. Pero si nos fijamos en ambos podemos encontrar algunas diferencias bastante claras:
  • Ambos crustáceos tienen cinco pares de patas. Sin embargo, las dos patas delanteras del bogavante se han desarrollado en dos grandes y fuertes tenazas.
  • El color del bogavante es de un rojo más intenso y en ocasiones puede tomar tonalidades azules o rojas oscuras y, en el caso de la langosta, su color es rojo-anaranjado.
No obstante, si hacemos una cata a ciegas y nos dan a probar un bogavante y una langosta, a no ser que nuestro paladar sea muy experto, es difícil diferencia el sabor de estos dos crustáceos.
 
Y, ahora que mencionamos la cata… El maridaje más acertado para comerse un buen bogavante es un vino blanco. Sin embargo, el bogavante al vino tinto es un plato sencillamente delicioso, al igual que la receta.
 
Por último, a modo de curiosidad, si alguna vez os dan a escoger entre el macho y la hembra elegid siempre la hembra porque es más carnosa.