Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

sardina cocinar

Quién no ha oído nunca esta frase: ‘en los meses del año que no tienen “r” es cuando mejor están las sardinas’. ¿A qué si? Es todo un clásico, aunque a favor de las sardinas hay que decir que durante los primeros meses de otoño este pescado sigue siendo muy comprado, sobre todo por los amantes de las huevas.

Seguro que con sólo nombrar las sardinas a muchos se les vendrá una imagen a la cabeza: la playa y un buen chiringuito, ¿verdad? Es que comernos unas deliciosas sardinas asadas con una cerveza bien fresquita y teniendo el horizonte con el mar como vistas es uno de los pequeños placeres de la vida.

La sardina es uno de los pescados más populares y cocinados en toda España y, como todos los pescados azules, posee muchas propiedades nutritivas entre las que destacan los ácidos grasos Omega 3 que ayudan a disminuir los niveles de colesterol y el riesgo de trombosis. Además, tiene un alto contenido en vitaminas por lo que los médicos siempre las recomiendan.

Antes de comenzar con los trucos y consejos para preparar unas deliciosas sardinas, os invito a que leáis un post sobre El arte de comer Sardinas.

Para asar las sardinas, es importante que las salemos con sal gruesa antes de colocarlas en la parrilla. Y por si algunos nunca habéis comido este suculento manjar, recordad que las sardinas asadas se cocinan enteras con las cabezas incluidas.

En contadas ocasiones no preparamos las sardinas en casa aunque nos apetezca comerlas por los olores que se quedan. Pero para solventar este problema muchos de nuestros clientes nos cuentan que las preparan en el horno: unos diez minutos por cada lado con el horno a 220º. Y, una vez listas, añaden un vaso con agua y un limón troceado dentro del horno ya que, con el vapor que genera, se podrá eliminar los olores.

Otro truco muy práctico para los que prefieren las sardinas asadas es envolverlas en fila con papel de aluminio y las hacemos vuelva y vuelta. Cuando creamos que están listas, sólo tenemos que servirlas y retirar el papel, así no se concentrará tanto olor.