Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Con tantas promociones y ofertas aún no habíamos podido hablar del pescado de temporada. Para el mes de febrero, en lugar de hacer una selección de pescados vamos a centrarnos en un solo producto: el bacalao. Este pescado de temporada se pesca desde finales de otoño hasta la primavera, aunque también está disponible durante todo el año en nuestros congeladores al comercializarlo también salado, desecado y ahumado.

El bacalao es un pescado de tamaño medio: suele medir entre 50 y 80 centímetros y pesar de 40 a 45 kilos, aunque hay ejemplares mucho más grandes y pesados. Al tratarse de un pescado blanco posee un bajo contenido graso por lo que es muy recomendable para nuestras dietas alimentarias.

En comparación con el resto de pescados frescos, el bacalao posee un contenido en sodio elevado. Sin embargo, la cantidad que presenta deja de ser relevante cuando lo comparamos con alimentos como el queso, el jamón (ya sea serrano o york) o incluso el pescado en conserva.

b2ap3_thumbnail_bacalao-a-la-bilbaina.pngPara que se te haga la boca agua con este pescado os traemos una propuesta: bacalao a la bilbaína. Es un plato que siempre preparamos en nuestro restaurante y a todos los clientes les encanta.

Lo primero que debemos hacer es desalar el bacalao un día antes. Una vez preparado, se pone a dorar los lomos del pescado en aceite hasta que la carne se despegue en láminas. Justo entonces será cuando el bacalao esté en su punto, así que lo retiramos del fuego y lo reservamos.

A continuación cortamos tres dientes de ajo y lo freímos en aceite junto con un poco de perejil y un buen chorreón de vinagre. Esta será la mezcla que verteremos sobre los lomos del bacalao una vez tengamos el pescado en el plato.

¿Qué te parece? Una receta fácil y sencilla que siempre encanta a todos.