Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

De tanto ir a comprar pescado es muy probable que sepas distinguir rápidamente un pescado fresco, pero si no sabes todas las características en las que debes fijarte no dejes de leer esta entrada.

Lo primero que debemos dejar claro es a qué llamamos ‘pescado fresco’. Pues bien, se trata de todo pescado que no ha sufrido ningún tipo de conservación excepto la adición de hielo puro, de salmuera o de agua de mar refrigerada. El pescado es un alimento muy perecedero y necesita de bajas temperaturas para su conservación en un estado óptimo. Por esta razón, en las tiendas el pescado debe estar colocado en superficies inclinadas cubiertas por hielo.

Para saber si el pescado es fresco debemos examinar las siguientes zonas, ya que son las que determinan el grado de frescura del pescado:

Los ojos deben ser claros, vivos y brillantes. Cuanto más negra y brillante sea la pupila más fresco será el pescado.

Las agallas son otras de las partes que se deben comprobar para ver la frescura del pescado. Éstas, en la mayoría de los pescados, deben tener un color rojo vivo, mientras que en otros pescados son rosas. Lo importante es que su color sea brillante y no estén amarillentas ya que esto supondría que el pescado está en mal estado.

A simple vista también podemos notar la frescura del pescado por la piel o las escamas ya que debe tener una piel resbaladiza, suave, brillante y limpia. Las escamas deben ser abundantes y difíciles de retirar en algunas especies, en otras, las escamas se pueden quitar con mucha facilidad.

La carne es otra característica muy importante, ésta debe ser firme, consistente y elástica. Al cortar el pescado, los cortes deben tener la carne pegada a la espina central, la cual debe romperse al separarla y la telilla que la cubre también debe ser brillante, limpia y suave.

Por último, pero no por eso menos importante, el olor del pescado tiene que ser agradable, a humedad limpia, a mar o a agua dulce, según la clase de pescado.