Certificado
ISO 9001:2008
Certificado
BAP ( Best Aquaculture Practice )
Certificado
Responsible source Audit program ( ethic )
Tienda Online

Se acerca la Navidad y nos volvemos locos buscando menús que quiten el sentido a nuestros familiares pero que, a la vez, nos permitan poder disfrutar con ellos durante la cena sin necesidad de pasarnos todo el tiempo en la cocina. Por eso, os traemos una propuesta que nunca falla: una Crema de mariscos. Sólo tenemos que dejarla preparada y luego calentarla un poco antes de servirla.

Los ingredientes que necesitaremos son:b2ap3_thumbnail_crema-marisco.jpg

Para el caldo de pescado:

  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • Cabezas de merluza
  • 2 litros de agua

Para la crema:

  • 600 gr de langostinos
  • 150 gr. de rape
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de salsa de tomate
  • 1 copita de brandy
  • ½ vaso de vino blanco
  • Aceite y sal

Lo primero que haremos será preparar el caldo de pescado. Para ello, cortamos la cebolla y la zanahoria y las ponemos a cocer junto con las cabezas de la merluza  y un poco de sal unos 30 minutos. Cuando haya pasado este tiempo, colamos el caldo y lo reservamos. Así de rápido tenemos la base, ahora vamos con el resto.

Picamos las verduras (puerro, zanahoria, cebolla y ajos) y la sofreímos en una cazuela. Una vez que han pasado unos 10 minutos, añadimos el ajo y seguimos rehogando. Mientras, pelamos los langostinos y los añadimos junto con las cabezas de las merluzas en la cazuela; es importante machacar bien las cabezas para sacarle todos los jugos. Cuando estén hechas, le añadimos el brandy y flambeamos.

A continuación, echamos el vino blanco y, cuando el líquido haya evaporado, la salsa de tomate. Finalmente añadimos el caldo de pescado que habíamos reservado y lo dejamos en el fuego unos 25 minutos.

Para terminar, cortamos la cola de rape en trozos y la metemos en la cazuela con el caldo y los langostinos durante 5 minutos más. A continuación, lo trituramos todo con la batidora. Después lo pasamos por un colador ayudándonos con un cazo de servir. Ya sólo queda servirlo en un plato o taza y degustarlo.